Un rodaje inolvidable

¿Sabes esa sensación de haber vivido una vida entera en muy poco tiempo?

Esa es la sensación que me deja el rodaje de ¿Bailas, Papá?. El trabajo de muchos meses concentrado en 5 días de trabajo muy intenso, tanto técnicamente como emocionalmente. Un equipo maravilloso que hizo de lo imposible lo posible, y que convirtió un sueño escrito en papel, en una realidad. Cuando hablamos de la magia del cine, nos referimos a esto. A cómo algo abstracto, que hace unos meses no era más que una idea en una servilleta de un bar de Canillejas, ahora se ha vuelto realidad gracias a un equipo espectacular. Desde el primero hasta el último. Solo puedo quitarme el sombrero ante ellos por el esfuerzo, la profesionalidad, el cariño y la calidad humana que desprenden. Hemos pasado por momentos difíciles durante el rodaje pero siempre se han sacado adelante con calma y serenidad. Hemos tenido nuestros errores y nuestro aciertos, pero nunca hemos perdido la ilusión y la alegría y eso ha hecho del rodaje una experiencia inolvidable y entrañable.

Es muy emocionante ver como cada día que ruedas te vas dando más cuenta de que tienes algo muy bonito entre manos. Y esa sensación fue creciendo día tras día.  Por que ves como el equipo se emociona con las escenas y los planos que vamos rodando… y te lo dicen.

Es maravilloso sentir cómo la figuración y las personas que se acercaron al proyecto se volcaron con nosotros dándonos momentos increíbles, como el clandestino final del Retiro.

Personalmente me hizo mucha ilusión que participara en varias escenas Gabriel que fue mi primer profesor de swing hace años y que para mi representa perfectamente los valores de este baile.

Y sobretodo es muy emotivo ver cómo personas que padecen Parkinson, participan en el rodaje y ven en el proyecto una herramienta que puede ayudar a mejorar la calidad de vida de los afectados por esta enfermedad. Eso hace que desde ya, el proyecto haya merecido la pena.

Solo tengo palabras de agradecimiento a todas las personas e instituciones que han hecho posible este proyecto. Desde el primero hasta el último. Pero tengo que agradecer especialmente a Esther Molina por traerme esta maravillosa idea que entre los dos fuimos gestando poco a poco hasta convertirse en realidad.  Este rodaje ha sido una experiencia muy intensa y muy emotiva que jamás olvidaré.

GRACIAS, GRACIAS y GRACIAS

Miguel Monteagudo

Director de “¿Bailas, Papá?”


3 respuestas a “Un rodaje inolvidable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s